fiestas-vela-santiago-santa-ana-triana-1
Las casetas se instalan en la calle Betis del barrio de Triana en la capital sevillana

Del 21 al 26 de Julio, el típico barrio de Triana, en la ciudad de Sevilla celebra todos los años, con la tradicional velá, la festividad de Santiago y Santa Ana. Todo indica que esta celebración tiene su origen en la romería que tenía lugar en la Real Parroquia de Santa Ana desde finales del siglo XIII.

La portada iluminada, instalada en el puente de Isabel II o de Triana, nos dan la bienvenida a una velada tradicional, muy numerosa, que se ha mantenido, conservando gran parte de sus raíces originales de casticismo y popularidad, en los mismos lugares en que se celebraba y con los componentes humanos y festivos propios de las velás de antaño.

Se diferencia de otras veladas porque ésta cuenta con una gran personalidad; goza de una gran participación popular y además está íntimamente ligada a la identidad del barrio de Triana, como es el caso de la de Santa Ana. Durante la velada, se expresa el espíritu festivo popular, sencillo y tradicional de un barrio de la ciudad.

En la calle Betis se instalan unas casetas efímeras, de estructura exterior similar a la de feria, cuyo acceso es libre y gratuito. En la Plaza del Altozano se instala un escenario en el que todas las noches hay actuaciones de distinto tipo y género, bien cantantes, bailes por sevillanas, concursos de sevillanas, cante...

La gastronomía es otro de los puntos fuertes, pues se pueden degustar una gran variedad de productos, desde las sardinas pasadas por la plancha al pescado frito, entre otros.

fiestas-vela-santiago-santa-ana-triana-3
El Puente iluminado de fiestas que une a Sevilla con Triana

En la parte religiosa, veremos que la jornada se centra en los cultos a la imagen y la tradicional ofrenda floral en la catedral trianera, como actos pre­vios a los fuegos artificiales. Para después continuar esa misma noche en la víspera de Santa Ana con el acto de los Gozos de la Señá Santa Ana a las doce de la noche, a la que cientos de sevillanos se acercan a la Iglesia para presenciar cómo, desde su torre especialmente engalanada, la banda de cornetas y tambores del Cristo de las Tres Caídas interpretan los Gozos que terminan con el repique de las campanas.

Inmediatamente después, las puertas de la Iglesia de Santa Ana se abren a los fieles, donde comien­za el besamanos a la imagen, que presidirá los actos durante todo el día.

El Origen de la Velá de Santa Ana

fiestas-vela-santiago-santa-ana-triana-4
Siglo XIII, origen de la Velá

La Velá de Triana en honor a Santa Ana, tiene su origen en el siglo XIII, cuando el rey Alfonso X, tuvo una enfermedad ocular, por la que se encomendó a la virgen, realizando la promesa de que si se curaba, levantaría un templo en honor a Santa Ana, iniciándose así las obras en 1266.

Desde ese momento, se convierte en tradición que los vecinos del entorno y de Sevilla, se acerquen a la iglesia para velar a la virgen durante la noche, en las vísperas del 26 de julio. Este inicio religioso de la festividad, fue tomando un carácter mas popular, acompañándose de bailes y cantes en las puertas de algunas casas.

Esta velá se vivía con mayor intensidad en la iglesia y en las zonas aledañas, destacando el río, donde se realizan la mayor parte de actividades desde hace siglos, ya que los jóvenes solían reunirse en el entorno del Guadalquivir, mientras los más mayores velaban a la virgen.

Por Manuel Molina. Publicado en lajuderiadesevilla.com

La Velá de hoy

fiestas-vela-santiago-santa-ana-triana-5
La Cucaña; alarde de acrobacias

La antigua Velá, era muy  diferente de la  que conocemos hoy día, con poco mÁs de un siglo de antigüedad, implantándose a principios del siglo XX. De esta nueva etapa de la festividad hay que reseñar 'la cucaña' que entro en el programa desde el año 1910, tradición intacta desde su implantación, en la que los jóvenes tienen que desafiar a un resbaladizo mástil de madera, para alcanzar el banderín  que se encuentra al final del mismo.

La celebración de la Velá ha sido prácticamente ininterrumpida desde sus inicios, exceptuando el transcurso de la guerra civil y la posguerra que dejarían al antiguo arrabal durante una década, sin la celebración de su tradicional fiesta, retomándose tras este parón hasta la actualidad y siendo uno de los enclaves de mayor atracción en la ciudad durante los últimos días del mes de julio.

Por Manuel Molina. Publicado en lajuderiadesevilla.com

Programa de Actos - Año 2021

fiestas-vela-santiago-santa-ana-triana-2
El río Guadalquivir separa Sevilla de Triana