romeria-santa-orosia-yebra-basa-2
Romería de Santa Orosia, con la cabeza de la Santa, camino del monte Oturia

Desde la localidad oscense de Yebra de Basa, camino del Santuario de Santa Orosia, una larga marea de gente avanza por los estrechos pasos, ondeando grandes banderas y portando la Cabeza de la Santa que pone nombre a esta celebración hasta la pradera de Santa Orosia en el monte Oturia.

Cada 25 de junio, la montaña aragonesa celebra el hallazgo de las reliquias de santa Orosia en los montes de Yebra de Basa. El paisaje traza un ascenso marcado por cuatro espacios de poder; un conjunto de cuatro ermitas rupestres que añaden valor simbólico al recorrido. En el punto más alto, donde se enclava la pequeña edificación, a 1.550 metros de altitud, allí se representa el típico dance amenizado con el ancestral salterio y con una Pastorada recitada en lengua aragonesa.

La indumentaria complementada con mantones y sombreros repletos de flores se exhibe año tras año en un acto donde las creencias populares y el paisaje son cómplices de una consolidada tradición.

La tradición dice que Orosia era una princesa de Bohemia que venía a Aragón para casarse con un príncipe visigodo, Fortún Garcés. El enlace fue propuesto por el papa Adriano II. Su comitiva, a pesar de buscar en su viaje refugio en los Pirineos, fue descubierta por tropas islámicas. El jefe de estas tropas propuso matrimonio a la joven princesa que, para no abandonar su fe en Cristo se negó, tras lo cual fue martirizada decapitándola.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-6

Unos 300 años después, en la madrugada del día 25 de junio de 1072, un ángel se apareció al pastor Guillén de Guasillo que guardaba su rebaño en las proximidades de Yebra de Basa, para revelarle la historia del martirio y la ubicación de las reliquias, y alimentarlo con su leche para defenderse de los moros. Todo esto dignificaba la importancia de Jaca y su Catedral y los orígenes del reino que Sancho Ramírez estaba consolidando en estas tierras tras la muerte de su padre Ramiro I.

Santa Orosia es la patrona de Jaca y su diócesis. El cuerpo de la Santa se venera en Jaca, y su cabeza en Yebra de Basa.

La historia que recuerda las ocho ermitas camino del monte Oturia

romeria-santa-orosia-yebra-basa-17

Ésta es la historia que recuerdan las ocho ermitas, cuatro de ellas incrustadas literalmente en la roca, que jalonan el camino que asciende desde Yebra de Basa hasta la cima del monte Oturia. Un sendero que parece abierto con la misma espada que terminó con la vida de Orosia y que recorre uno de los escenarios donde dicen que estuvo escondido el Santo Grial.

La ruta arranca del camino que surge a mano izquierda, antes de entrar en Yebra de Basa. Está destacado con la señal amarilla y blanca de Pequeño Recorrido (PR). Antes de llegar a los pies del monte Oturia, tres pequeñas y modestas ermitas delatan el carácter sacro que tiene el recorrido. Son las ermitas de L'Angusto, las Escoronillas y As Arrodillas. Este último habitáculo contiene una enorme roca, en la que se aprecian dos huecos y unos largos cortes. Según la tradición, son las marcas de las rodillas de la Santa cuando la decapitaron.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-9

Estos primeros pasos, cerca de media hora, van descubriendo la geología conglomerada del monte Oturia, adelantando la presencia de las cuevas y las cascadas que pronto surgirán en el trayecto, y que fueron el refugio de los numerosos eremitas que aquí vivieron. Pero es la rica vegetación, presidida por sauces y artos en esta zona baja y enebros, robles y abedules según se va subiendo, la que da una especial sensación de tranquilidad y placidez al lugar. Algún buitre leonado y quebrantahuesos o algún ejemplar de águila real podrán surcar el cielo. Un gorgoteo comenzará a apoderarse del rotundo silencio que invade el entorno.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-14

Cuanto más cerca estén las ermitas de San Cornelio y Las Cuevas mayor será el sonido. Cuando éstas aparezcan en medio del camino, como un cuerpo magullado que se sujeta entre las paredes con los últimos esfuerzos de sus uñas, como si las tropas sarracenas les estuviesen amenazando con tirarlas al vacío, el murmullo se convertirá en estruendo. Es el salto de agua que resguarda estas ermitas, que aunque están comunicadas por medio de una escalinata, son dos habitáculos distintos y superpuestos.

El recinto inferior es la cueva de San Cornelio (1.270 metros), hermano de Orosia. En la cueva superior (1285 metros) es donde se encontraron los restos de la santa.

Ambos habitáculos se han rehabilitado recientemente. En estado delicado se encuentran las ermitas de San Blas (1.310 metros), eremita que pasó buena parte de su vida en una cueva, y la de Santa Bárbara (1.390), que murió en circunstancias muy parecidas a las de Santa Orosia.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-11

Antes de llegar a la iglesia de Santa Orosia, y ya en el puerto (1.921 metros), queda un punto de encuentro por rebasar: la ermita de O Zoque. El lugar donde los pueblos de los valles de Basa y Sobrepuerto se reunían el día de Santa Orosia, tras haber revivido su calvario, siguiendo las huellas que en forma de ermitas dejaron los devotos que las erigieron, entre los siglos XVI y XVII.

El monte Oturia a lo largo de la historia ha sido el escenario de cerca de una docena de romerías anuales. En la actualidad, continúan celebrándose, entre otras, la de Las Cuevas, o Escoronillas, que tiene lugar la víspera de la Ascensión; la del Campo de Jaca, a celebrar el sábado de Trinidad; y la más conocida y popular, la Romería de Santa Orosia, que recorre la ruta aquí propuesta cada 25 de junio.

Publicado en www.yebradebasa.es

Fotografías Hdad. Romeros de la Cabeza de Santa Osoria

El folklore

romeria-santa-orosia-yebra-basa-16
Dos instrumentos ancestrales: el chiflo y el salterio (o tambor de cuerdas)

Vinculados al rito de Santa Orosia han pervivido en las montañas de Yebra dos instrumentos ancestrales: el chiflo y el salterio (o tambor de cuerdas), con los que se interpretan las distintas mudanzas que componen el dance de Santa Orosia y que cumplimentan los Danzantes de Santa Orosia de Yebra de Basa durante todo el recorrido de la romería.

Ataviados con traje de calzón y gorro de flores, y provistos de palos de boj acompañan a la urna de la santa en la que probablemente es la manifestación folklórica más ancestral de todo el territorio aragonés. La espectacularidad del baile se une a lo escarpado del terreno para crear una atmósfera irrepetible. Probablemente, más que los bienes inmuebles, este es el patrimonio más valioso de Ballibasa. 

Paloteado en el Santuario de Santa Orosia

Al terminar la romería a Santa Orosia en los puertos de Yebra de Basa (Huesca) los paloteadores que la han acompañado desde el pueblo a la ermita, acompañados por la música del Salterio, Chicotén y Chiflo a modo de chiflolari, representan por última vez su baile dentro del templo, ante el busto de la santa y rodeados de fieles.

Publicado en www.yebradebasa.es 

Fotografías Hdad. Romeros de la Cabeza de Santa Osoria

Leyenda de santa Orosia

Santa Orosia virgen, casada, mártir y reina de Aragón, patrona de la Ciudad de Jaca y sus montañas y refugio seguro de sus devotos, hermosísima rosa de pureza e inocencia, nació en Bohemia hija de los reyes de este reino cristianizado por San Metodio en 880. Llegó a nuestras montañas, tras desposarse con Don Fortuño Ximénez, séptimo y último conde de Aragón, en compañía de su tío San Acisclo Obispo, su hermano San Cornelio y mucha comitiva real. Oyendo que los musulmanes habían invadido el reino, se retiraron todos a una cueva de los términos de Yebra, pero descubiertos por los sarracenos, su caudillo Aben Lupo, atormentó y dio muerte a San Acisclo primero y luego a San Cornelio y a toda la comitiva.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-4
Busto relicario de Santa Orosia del siglo XV, que conserva la cabeza de la Santa

Todo esto ocurrió ante la presencia de la santa para infundirle temor con el fin de que cediera su belleza, hermosura y rara discreción, a la lasciva infernal de aquél lobo carnicero. Como la virgen se resistiera, lleno de furor aquel lobo sarraceno, mandó cortar los brazos y aserrar después las piernas y cortar su sagrada cabeza y mandó que aquellas santas reliquias virginales fuesen arrojadas por el monte de Yebra, para pasto de las bestias. Mientras la santa era martirizada, sintió sed y por medio de su intercesión manó una fuente cristalina que aún perdura. Ocurrió todo esto por el año de 920. Los ángeles cuidaron de dar honorífico sepulcro a Santa Orosia y recogieron sus reliquias y las colocaron en aquél monte.

romeria-santa-orosia-yebra-basa-3
Subiendo al Sanuario de Santa Orosia en el monte Oturia a 1.550 metros de altitud,

Aquí estuvieron escondidas, habiéndose perdido la noticia del soberano tesoro, hasta que, a un pastor, se le manifestó el cuerpo y la cabeza, mandándole que dejara la cabeza en Yebra y llevara el cuerpo a la Santa Iglesia de Jaca, donde permanece incorrupto desprendiendo singular fragancia. Cuando las reliquias se acercaban a Jaca, las campanas comenzaron a sonar solas anunciando la llegada. Ese año estas montañas obtuvieron su mejor cosecha. En la cumbre de aquel dichoso monte de Yebra, y donde está la fuente referida, hay una ermita de Santa Orosia, y antes de llegar a dicho sitio se ve debajo de una peña, otra iglesia donde se conservan las reliquias de San Acisclo, San Cornelio y la real comitiva, todas revueltas.

Resumen de la leyenda de Santa Orosia extraída de Faci (1750)

Fotografías

romeria-santa-orosia-yebra-basa-7
Banderas y cruces parroquiales de los distintos pueblos que acompañan a las reliquias de santa Orosia

- Galería fotográfica de la HERMANDAD ROMEROS DE LA CABEZA DE SANTA OROSIA en FLICKR:

- Galería fotográfica de MERZGZ en FLICKR

Programa de Actos

romeria-santa-orosia-yebra-basa-5

  • Próximamente