fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-7
'El Cacharros y la Castaña' una tradición viva en Puerto de la Cruz.

El último festejo del año de Puerto de la Cruz, en la isla de Tenerife, es la Fiesta del Cacharro y la Castaña, denominación como se conoce popularmente la festividad de San Andrés. Su significado viene ligado a la apertura de las bodegas y degustación del vino nuevo, acompañándolo con castañas asadas y sardinas u otro pescado salado.

En el Puerto de la Cruz, como en otras localidades del Norte de la Isla, cada 29 de noviembre víspera de San Andrés, al llegar la noche los vecinos concentrados en la céntrica plaza del Charco, arrastran por el suelo sus cacharros (latas, hasta electrodomésticos, bañeras, chatarra y cualquier objeto viejo que haga ruido) 'a verga', es decir, ensartados en un recio alambre formando serpientes.

Todos intentan hacer el mayor ruido posible que puede llegar a ser ensordecedor. En algunas ocasiones, varios jóvenes arrastran carrocerías de coches viejos y grandes electrodomésticos en desuso, causando un ruido infernal a través de las calles del Puerto.

En la misma plaza, para olvidar el frío nocturno, una gran degustación invita a probar las tradicionales castañas asadas y otros productos y platos típicos de la gastronomía canaria como el cherne, el gofio amasado, las batatas y, por supuesto, el vino de la tierra.

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-8
La gastronomía tradicional de la víspera de San Andrés en Puerto de la Cruz. Foto: infonortedigital.com

A lo largo de la noche, los jóvenes acostumbran a gastar bromas a los incautos, atando sus cacharros a los tubos de escape de los coches que se encuentran en los alrededores de la Plaza.

Esta singular forma de celebrar la festividad de San Andrés consigue hacer disfrutar no sólo al conjunto de los vecinos del Puerto de la Cruz sino también a todos aquellos viajeros que se encuentran disfrutando de unos días en esta ciudad.

Origen de la Fiesta del Cacharro y las Castañas

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-5
Foto: efemeridestenerife.blogspot.com

Entre las hipótesis del origen de esta costumbre estruendosa y atronadora coincidente con las primeras castañas tostadas y el estreno del vino nuevo, que suele acompañarse de papas o batatas, gofio amasado, pescado salado y mojo picón, está la creencia popular de que proviene de la manera de antaño de ahuyentar los malos espíritus, así como la práctica de espantar las plagas de langostas africanas con todo instrumento metálico: cacerolas, sartenes, etc., o bien como apunta Ángel L. Alemán, tal vez sea un intento por despertar al santo del supuesto sopor etílico que le adjudica la tradición.

Sin embargo, todo hace suponer que la clave está en la apertura de las bodegas, ya que antiguamente llevaban a la orilla del mar los barriles para 'quitar las madres' con agua marina. Mucha gente de la Cruz Santa con sus bestias llenaba sus envases de agua salada para tal fin. Ello llevó a utilizar, entre otros, el estridente medio de transporte traído de Madeira conocido como corsa, y que, como indica su nombre, es el correspondiente a la narria o rastra.

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-6
Foto: puertodelacruz.com

En Tenerife, como señala Cioranescu, su forma difiere de las otras islas, se compone de dos maderos laterales, dispuestos casi paralelamente, unidos por traviesas y ligeramente curvos en la parte delantera, a modo de patines, para permitir el deslizamiento ofreciendo menor resistencia al arrastre. Estaban tiradas por bueyes sujetos por un yugo con su timón. Su forma le permitía deslizarse por encima de las fragosidades del terreno y, en caso de accidente, los arreglos eran fáciles y al alcance de la mano.
Queda probado que el sistema de tracción animal sin ruedas trepidaba escandalosamente sobre el pavimento pétreo. 

Escrito por Bruno Juan Álvarez Abréu, publicado en efemeridestenerife.blogspot.com

Víspera de San Andrés y las castañas tostadas

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-3
Foto: apartamentosmasaru.com

Próximos a la fiesta del cacharro, ya los castaños han brindado el rico fruto para que celebremos la víspera de San Andrés, mejor cada año, en familia o en grupos de amigos y amigas, con nuestra típica comida —cena, de las castañas tostadas, el pescado salado guisado y las papas y batatas, el ñame y los plátanos pintones guisados siempre acompañados del buen vino de la zona norte de Tenerife— y después de la cena a correr los cacharros junto con aquellos que desde las primeras horas de la tarde ya habían comenzado su loca carrera, arrastrándolos ruidosamente.

San Andrés y su víspera, forman parte de esa añosa costumbre, desde hace muchísimos años, en cada lugar de forma diferente, como ocurre, por ejemplo, con las tablas en Icod de los Vinos y de diferente forma en otros lugares de nuestra geografía.

En Puerto de la Cruz, siempre tuvo gran importancia, como vieja tradición, e incluso, es de señalar que varios días antes de esas alegres fechas, ya en las calles y plazas, así como en lugares de ocio, la costumbre de tostar las castañas, como sucede habitualmente en nuestro muelle pesquero, donde, a veces, hacemos cola para proveernos del embase de papel calentito de las mismas; o sentados en provisionales sillas y nos las traen a la mesa acompañadas de la botella de vino del norte. Al lado del mar, escuchando el tenue rugir de las olas y percibiendo con agrado del aire fresco y salobre que nos llega…

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-2
Foto: gastroculturaviajera.com

Esa estampa costumbrista hace las delicias de numerosos extranjeros que no pierden ocasión de disfrutar de nuestras costumbres y el ambiente que generamos en torno al fuego y el abundante humo del carbón quemado.

Nosotros, acostumbrados a este encuentro tradicional, tal vez no sepamos valorar la dimensión del momento, ellos si, tanta armonía en los tiempos que vivimos, tanta bonanza y simpatía; y ejemplar conducta cívica, es digna de la más placentera admiración. Y los que nos visitan dan fe de ello.

Es cierto, que a veces, uno se siente un tanto sentimental, viendo la Plaza del Charco tan cerca y entonces con el rigor del frío, la vemos tan bacía… Recordemos cuando éramos jóvenes, llenita de gentes paseando en ella, saboreando el tostado fruto en compañía de las amigas y amigos (arreglados a las posibilidades de cada uno) o sentados en los incómodos bancos de piedra “chascando” las sabrosas castañas tostadas. ¡Qué tiempos aquellos!

Bueno, cada edad tiene sus momentos y las apetencias son distintas, los que ya peinamos canas, y hemos de ser más prudentes y de acuerdo a lo permisible, cada cual, si no come tanto come cuento y el vasito de vino que no falte.

Por Ceslestino González Herrero publicado en celestinogh.blogspot.com.es

Programa de Actos

fiesta-cacharro-castana-san-andres-puerto-cruz-4
Foto: culturapuertodelacruz.com

  • Próximamente