fiesta-mariquelo-salamanca-3
El Mariquelo en lo alto de la Catedral Nueva. Fotografía: Noticias CyL

El Mariquelo era originariamente el miembro de una familia, los Mariquelos, que debía subir cada año a la torre de la Catedral Nueva de Salamanca, a unos 100 metros de altura, en agradecimiento a Dios porque el terremoto de Lisboa de 1755, en el que se estima murieron 100.000 personas, apenas había dañado el edificio y no ocasionó víctimas mortales.

Esta tradición se ha mantenido de forma ininterrumpida desde 1755 hasta hoy, exceptuando 8 años entre 1977 y 1984.

Actualmente la tradición se basa en que el folclorista Ángel Rufino (actual Mariquelo) sube a la catedral la víspera de los santos, el 31 de Octubre a las 11:30 horas, en la cual una vez arriba se asoma al balcón para dar un mensaje a todos los charros.

El terremoto de Lisboa

fiesta-mariquelo-salamanca-5
El Mariquelo camino de la Catedral Nueva. Fotografía: Radio Guijuelo

El 31 de octubre de 1755 se registró un fuerte terremoto en las costas del Cabo de San Vicente, en Portugal. Se calcula que tuvo una magnitud en torno a 9 en la escala de Richter y provocó un tsunami que afectó a buena parte de Europa Occidental y el norte de África. Pero sobre todo pasó a la historia debido a que ambos fenómenos arrasaron completamente la capital portuguesa, pasando a ser conocido como el Terremoto de Lisboa.

En Salamanca, ciudad relativamente cercana a Lisboa, se dejaron sentir los efectos del terremoto, y la población asustada se refugió en la recién construida Catedral Nueva, finalizada en 1733.

fiesta-mariquelo-salamanca-4
Asomarse por la venta del reloj, parte de la tradición. Fotografía: Salamanca 24 horas

La construcción permaneció casi intacta tras el suceso, aunque algunas figuras de su fachada se hicieron añicos al caer al suelo. Pero el daño más importante lo sufrió la torre, que quedó ligeramente inclinada. A simple vista sólo puede apreciarse la falta de esbeltez de su trazado, dado que tuvo que ser reforzada en sucesivas veces por temor a que se derrumbara.

El cabildo catedralicio de Salamanca dio origen a lo que más tarde se convertiría en una tradición, estableciendo que todas las vísperas del día de 'Todos los Santos' se realizara un control de la torre para ver su estado y ver si la inclinación aumentaba o no. La familia que vivía en la Catedral (los Mariquelos) eran los encargados de subir, dando lugar a esta costumbre.

Inicio de la tradición

fiesta-mariquelo-salamanca-1
Objetivo alcanzado, tradición cumplida. Fotografía: Tribuna de Salamanca

En conmemoración de aquel día, el Cabildo catedralicio de Salamanca estableció que todos los días 31 de octubre subiera alguien a la torre para tocar las campanas, para dar gracias a Dios y pedir que el terrible suceso no se repitiera. Además, era necesario medir año tras año la inclinación de la torre para comprobar que no siguiera inclinándose. Los encargados de iniciar esta costumbre fueron los Mariquelos, una familia que vivía dentro de la catedral y que se encargaba de tocar las campanas cuando correspondía.

El último Mariquelo de la familia fue don Fabián Mesonero Plaza que dejó de subir al cimbalillo en 1977, y fue en realidad el último Mariquelo auténtico.

Fuente: Wikipedia

Fotografías

fiesta-mariquelo-salamanca-2
El Mariquelo toca desde lo más alto de la Catedral ante el público congregado en la plaza de Anaya. Fotografía: Manuel Laya - Norte de Castilla

Horario

fiesta-mariquelo-salamanca-20
La hora tradicional de la subida 11:30 de la mañana. Foto: salamanca24horas.com
31 de Octubre

11:30

- Ascensión a la Catedral Nueva de Salamanca