belen-viviente-cabezon-pisuerga
Nacimiento en el Belén Viviente de Cabezón de Pisuerga

Cabezón de Pisuerga, municipio enclavado en la provincia de Valladolid, desde la década de los 70 del pasado siglo por iniciativa del párroco de la localidad, escenifica en los días de Navidad su Belén Viviente.

Es una representación teatral, con escena que van desde el nacimiento de Jesús hasta la huida a Egipto, pasando por la adoración de los pastores y la llegada de los Reyes Magos, interpretada por personas de la localidad no profesionales, en la que no falta la ambientación navideña y musical (grupo de villancicos, principalmente), dividida en cuatro partes, donde los principales personajes tienen diálogos; hay un narrador que va relatando la historia.

Durante varios meses previos a la representación, vecinos de la localidad preparan todo el montaje para que un centenar de personas, representen a Herodes, al posadero, los pastores, los romanos, a San José... y ovejas, gallinas, borricos, la mula y el buey conviertan a Cabezón de Pisuerga en Belén.

Siendo el adobe, la arcilla, la teja y la piedra los principales elementos arquitectónicos de este pueblo los ambientes castellano, hebreo y romano se combinan perfectamente. Las casas, paneras, apriscos, corrales, el río, el castillo y como enclave privilegiado, el Portal de Belén, centro de toda la representación.

belen-viviente-cabezon-pisuerga-1

Destaca la gran actividad y el increíble realismo de los numerosos oficios y costumbres castellanas: pastores, lavanderas, canteros, alfareros, panaderos... así hasta más de una veintena de oficios.

La representación de este Belén ha pasado por diversos lugares, desde el interior de la iglesia hasta en la plaza, para instalarse definitivamente en un paraje natural inigualable situado en la falda del cerro de Altamira; a dicho lugar se le llama 'jardín de Belén'. De unos 500 metros cuadrados, aproximadamente permite que una parte del decorado permanezca fijo, el resto se desmonta hasta la próxima celebración.