fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-3
La tarde del último sábado de enero Colmenar Viejo revive una vieja tradición: La Vaquilla.

El último sábado de enero, de cada año, en el municipio madrileño de Colmenar Viejo, sus calles se llenan de colorido y del sonido del chasqueo de hondas para celebrar la Fiesta de La Vaquilla, una de las tradiciones más arraigadas del municipio, que rememorar así la tarea ganadera de traslado de reses.

Un armazón de madera con cuernos, tres mantones de manila y varios pañuelos de seda se transforman en una hermosa vaquilla, fruto de largas horas de trabajo.

A las cuatro de la tarde las vaquillas salen a las calles acompañadas por las cuadrillas de mozos, compuesta por el Mayoral, el Taleguero y los Vaquilleros. El paseo finaliza en la plaza del pueblo donde se puede asistir al baile de las vaquillas.

Para saber apreciar 'La Vaquilla' es necesario conocer las tres fases en las que está estructurada la fiesta, unas etapas que avanzan a medida que se va vistiendo un armazón desnudo y que culminan cuando se bebe la sangre del animal.

Ojalá todos los espectáculos relacionados con tan bello animal se celebrasen sin sangre; con telas y cartón.

Preparativos

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-11
Foto: Emy de Lema

Días antes del 2 de Febrero, los mozos se reúnen para iniciar los preparativos. Habitualmente, es un grupo estable de en torno a 15 jóvenes o niños con edades comprendidas entre los 3 y los 30 años.

Cada grupo tiene pocas altas y bajas durante el año y estas últimas sólo suelen producirse cuando los mozos se casan (aunque algunos continúan con la tradición aún estando desposados y cuando son padres incorporan a sus hijos al grupo).

Una vez que debaten sobre las altas y bajas y que tienen todo decidido, avisan a sus madres para que empiecen a realizar las tareas apropiadas para la celebración.

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-10
Foto: Jesús María Fontecha

Y es que el papel de las madres, y también de las abuelas en el caso de las vaquillas de niños, es fundamental porque la gestión y organización de cada vaquilla corre de su cuenta.

Suelen reunirse varias veces al año, y más asiduamente a medida que se acerca la fecha de la fiesta, para hablar sobre las nuevas incorporaciones al grupo y decidir si se modifican o adquieren nuevos elementos decorativos de la vaquilla.

Unas dos semanas antes de la celebración de la fiesta comienza el verdadero trabajo. Las madres se reúnen en un lugar elegido por ellas (suelen ser garajes de viviendas) para vestir a la Vaquilla, un armazón de madera con varias "costillas" o palos forrados de los que colgarán vistosos pañuelos de seda y en cuya parte frontal colocan unos cuernos, algunos embolados con naranjas.

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-8
Foto: Emy de Lema

Todo ello se complementa con tres mantones de Manila colocados en el lomo y laterales del armazón. En la parte superior del esqueleto van cosidas unas flores de papel o naturales (generalmente claveles) intercaladas con rosquillas.

Finalmente, en la parte delantera, a la altura de los cuernos, se colocan unos broches y pendientes colgantes.

A lo largo de este proceso, las madres aúnan esfuerzos, imaginación y muchas horas de trabajo para dejar a su vaquilla la más bella de todas las que participen en la fiesta. Poco a poco el armazón se va transformando en vaquilla.

El 2 de febrero

En torno a las cuatro de la tarde del 2 de Febrero, las vaquillas toman las calles del pueblo. Durante dos o tres horas, los vecinos y visitantes pueden ver pasear al animal simulado rodeado de su respectivo grupo de mozos. Pero no todos desempeñan el mismo papel.

- El 'mayoral': va vestido con sombrero andaluz, camisa blanca, chaquetilla corta, faja negra, boto andaluz, chaquetón colgado sobre el hombro izquierdo y con honda en la mano. Es el jefe del grupo.

- El 'taleguero': suele ser el más joven del grupo y también un personaje único. Sobre su hombro izquierdo cuelgan unas alforjas donde se depositaban en el pasado los frutos de los donativos que recibían.

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-4
Foto: Emy de Lema

Los 'vaquilleros': van vestidos con gorra visera a cuadros, pañuelo rojo al cuello, camisa blanca arremangada por encima del codo, faja azul, pantalón de pana negro recogido por debajo de la rodilla y alpargatas con cintas rojas entrecruzadas sobre las medias blancas. Llevan correajes cruzados de cuero repujado, con campanillas a los lados y una honda en la mano. Forman un grupo compacto y homogéneo. Actúan de forma solidaria ante el esfuerzo porque se alternan a la hora de portar a la vaquilla.

Durante su paseo por las calles, cada grupo arropa a su animal, rodeándolo en todo momento para que no se aleje y simulando así el traslado de reses real que hacían los ganaderos.

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-9
Foto: Jesús María Fontecha

El baile por las calles del municipio culmina en la Plaza del Pueblo, donde se congrega un gran número de vecinos y visitantes para ver bailar a las vaquillas. Desde hace tres años, el Ayuntamiento instala unas gradas portátiles en la plaza para facilitar la asistencia y el disfrute del espectáculo.

De uno en uno y por orden de edad, de menor a mayor, los grupos van saliendo al centro de la plaza para bailar a su respectiva vaquilla durante unos minutos, un rito durante el cual se simulan embestidas del animal a los vaquilleros, éstos lo azuzan chasqueando sus hondas y con el que se deja ver toda la vistosidad de la decoración de los armazones.

La muerte del 'animal'

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-7
Foto: Jesús María Fontecha

Una vez que han bailado en la Plaza del Pueblo, cada vaquilla vuelve al lugar del que ha salido. Allí se cumple otra tradición: matar al animal de tres disparos de escopeta al aire para, a continuación, beberse su sangre, que no es otra cosa que limonada que todos (mozos, familiares y amigos) comparten para poner el broche de oro a la fiesta.

Desde hace varios años, el Ayuntamiento entrega a todas y cada una de las vaquillas que participan una placa conmemorativa y una cantidad de dinero por animal.

Orígenes de 'La Vaquilla'

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-1
Fotografía tomada alrededor del año 1945

Los orígenes de esta fiesta son remotos ya que parecen llegando a la antigüedad romana o incluso, tal vez, a la prehistoria.

Según comenta Julio Caro Baroja en su libro sobre el Carnaval, los jóvenes romanos, disfrazados con pieles de animales y cuernos, corrían detrás de las mujeres simbolizando un intento de reanimar la fertilidad tras el invierno.

En Colmenar Viejo, a pesar de no tener constancia escrita, algunos indicios hacen suponer que la celebración de ¡la vaquilla' pudiera existir ya desde mediados del siglo XIX.

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-2
Vaquilla 'Caracola' expuesta en el Museo de la Villa en su 25º aniversario

Ante esta falta de información escrita, la memoria colectiva y oral de las personas mayores de la localidad es la que ha dado un testimonio preciso de la fiesta en los años anteriores a la guerra civil, una contienda que rompió la celebración de esta tradición.

A partir de los primeros años de la posguerra se reanudaron las actividades pero, desde finales de los años sesenta y principios de los setenta, l@s colmenareñ@s perdieron paulatinamente el interés por esta fiesta.

Pero, afortunadamente, eso cambió. Después de ese período, la fiesta recobró su esplendor hasta convertirse en un acontecimiento considerado de interés turístico nacional y en un evento cada vez más vivo en el que, año tras año, se involucran más vecinos de todas las edades.

Fotografías

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-5
Foto: Jesús María Fontecha

Programa de actos - Año 2023

fiesta-vaquilla-colmenar-viejo-7
Foto: Emy de Lema
Sábado, 28 de enero

16:00 h - Salida de las Vaquillas de los lugares elegidos. por cada una.

17:00 h  - Baile de las Vaquillas en la Plaza del Pueblo. Habrá instalada una grada con 500 localidades y se repartirá caldo caliente a los asistentes.

18:30 h - Entrega de trofeos de las vaquillas infantiles.

19:00 h - Lectura del pregón a cargo de José Vázquez, de la Ganadería José Vázquez Fernández, ganadería con el hierro más antiguo de España.

19:30 h - Entrega de trofeos a las vaquillas de adultos.

20:00 h - En las inmediaciones del Pósito municipal, bailará y se dará muerte a la vaquilla Descará, finalizando la fiesta con degustación de rosquillas y sangría en el interior del Pósito.

Observación: No nos hacemos responsables de cualquier cambio, modificación de actos, así como cualquier error de transcripción o tipográfico que pueda encontrarse en este programa.