fiestas-reyes-magos-alcoy-alcoi
Los tres Reyes Magos en Alcoy

Las fiestas navideñas en Alcoy, en la provincia de Alicante, gozan de una incuestionable tradición. Desde quince días antes de la esperada Cabalgata una singular representación de títeres atrae a un gran número de público: el Belén de Tirisiti, herencia de teatros y títeres mediterráneos de pequeño formato y de temática religiosa y popular, se representa en la ciudad desde hace más de cien años.

Cuando se estrena el calendario del nuevo año Alcoy se prepara para recibir a sus Majestades los Reyes Magos, culto que documentos del Archivo Municipal de Alcoy sitúa en el año 1656. Lo anuncia y pregona un original telegrama similar al que, ya en 1887, se situaba en la fachada del Círculo Católico de Obreros.

Las 'Pastoretes', otra peculiaridad de la Navidad Alcoyana, tiene lugar el domingo anterior al 5 de enero. Se trata de una cabalgata infantil en la que un numeroso grupo de niñ@s vestidos con la indumentaria de pastores, desfilan sobre carros engalanados y en grupos de baile, repartiendo caramelos y aleluyas. El desfile finaliza en el establo instalado en la Plaça d'Espanya donde obsequian al Niño Jesús. La celebración de este acto se remonta al año 1889.

El día 4 de Enero, el Bando Real anuncia ante la mirada expectante de los más pequeños, que sus Majestades están cerca. Al final del cortejo los más pequeños depositan sus esperanzadas cartas en los buzones que portan los borricos; es el Día de Les Burretes.

Desde el  año 1885 cada 5 de Enero llega la Cabalgata de los Reyes Magos, siendo por ello considerada como la más antigua de cuantas se celebran en España y, posiblemente, en el mundo.

fiestas-reyes-magos-alcoy-alcoi-1
El Rey Negro, que va situado en segundo lugar en la Cabalgata, lo que hace que aún se esté averiguando si su nombre es el de Gaspar o el de Baltasar,

Como dato curioso, y así fue siempre, no se sorprendan pues en Alcoi es Gaspar el rey negro.

El séquito de los Reyes llega a la Plaza de España y los Soberanos descienden de sus cabalgaduras y caminan hacia el Nacimiento.

El efecto que crean las bengalas distribuidas entre el público, los fuegos artificiales y las notas que suenan del 'Magnificat' de Haendel, pliegan una noche muy recomendada para exaltar la ilusión de los más pequeños, aunque la puesta en escena encandila a todos sin límite de edad.

Cabalgata de Reyes Magos en Alcoy

La llegada de los Reyes Magos es la cita más esperada por niños y niñas a lo largo de todo el año. Una Fiesta de Interés Turístico Nacional que convoca cada año a cientos de visitantes que quieren vivir en directo el mensaje y la emoción de esta centenaria Cabalgata.

Su celebración no sería posible sin la colaboración de innumerables personas. Más de mil personas acompañan a Sus Majestades a su paso por las calles de Alcoy, una vez advertida su llegada el día anterior por su emisario. El Enviado Real ha declamado pausadamente el bando por las vías principales del casco urbano, mientras tras él discurren, casi siempre apresuradamente, unas cuantas borriquillas, sobre cuyos lomos se balancean unos buzones a modo de alforjas en los que los pequeños -y también muchos no tan pequeños- van depositando sus peticiones para los Santos Reyes.

Antorchas, pajes, versos y sones populares preludian que la espectacular entrada de los Magos se avecina. Mientras tanto, en el cerro de Sant Cristófol, los fuegos que jalonan el camino hacia la montaña hacen soñar a niños y niñas que los Reyes, en efecto, están prestos a llegar a Alcoy, como les anuncia el Emisario Real. En verdad, el séquito real ha comenzado a instalar su campamento en las colinas cercanas.

fiestas-reyes-magos-alcoy-alcoi-2
Pajes de los Reyes Magos de Alcoy

La tarde del cinco de enero, como cada año, los Reyes se disponen a entrar en Alcoy por donde antiguamente se hallaba la puerta de Alicante. Los Reyes de Oriente descienden de forma majestuosa por las empinadas calles del centro de Alcoy, bordeando el parque decimonónico de la Glorieta. Tras ellos, centenares de pajes embetunados portean paquetes y escalas, mientras caminan raudos en busca de los hogares a los que van dirigidos los voluminosos bultos que acarrean.

Mientras tanto, muchísimos vecinos y visitantes se agolpan en la Plaza de España, la popular Bandeja, para presenciar uno de los momentos más entrañables y, a la vez, espectaculares de la Cabalgata: la Adoración. Tras descender los Reyes de sus monturas, el desfile se detiene alrededor del belén viviente que se halla en el centro de la plaza. Auxiliados por sus pajes, los Reyes portan sus presentes al Niño (oro, incienso y mirra, como rubrican los Evangelios) y se postran para rendir pleitesía al Redentor que ha nacido en Belén. Un espectacular castillo de fuegos ilumina la plaza, anunciando a todo Alcoy el homenaje que los sabios reyes ofrecen al Niño.

Texto extraído del libro 'La Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy' de Josep Lluís Santonja

Itinerario de la Cabalgata de los Reyes Magos en Alcoy

fiestas-reyes-magos-alcoy-alcoi-3