fiestas-san-juan-san-pedro-laguardia-5
Los danzarines realizando la entrega de flores en la Plaza Mayor de Laguardia. Foto: José Miguel Rodríguez / laguardia-alava.com

De la víspera de san Juan hasta el día de san Pedro, la villa alavesa de Laguardia deja de ser por unos días la que es; la normalidad abandona sus calles, todo se vuelve jolgorio y alegría, se celebran sus fiestas patronales.

Los danzarines, presididos por el Cachimorro, realizando la entrega de flores en la Plaza Mayor de Laguardia. Cientos de personas abarrotan todo, sus bares, sus bodegas; Laguardia es un hervidero de gente. El 23 de junio a la una del mediodía, suenan las campanas y el chupinazo anuncia el comienzo de las fiestas. Es izada la bandera en el balcón del Ayuntamiento, entre el sonido de las dulzainas y el ruido de los cohetes, comienzan unas fiestas, que terminarán con la traca final y el entierro de la barrica.

Pero en Laguardia las fiestas no sólo son alegría y bullicio, las tradiciones también ocupan un lugar importante. El mismo día 23 a primera hora de la tarde, los Danzarines, con el Cachimorro a la cabeza, se encaminan, formando una curiosa comitiva, en busca del alcalde y del regidor síndico, a quienes conducen hasta la plaza, donde se procede a descender la bandera de Laguardia. El descenso se realiza directamente del balcón a la calle, recogiéndola uno de los empleados del Ayuntamiento, para entregársela al regidor síndico. Acto seguido tiene lugar la entrega de flores.

fiestas-san-juan-san-pedro-laguardia-10
Los actos taurinos tienen su presencia en las fiestas. Foto: José Miguel Rodríguez / laguardia-alava.com

Tras esto, los invitados y el Ayuntamiento en Corporación, se dirigen precedidos por los Danzarines, el Cachimorro y los dulzaineros hacia la iglesia de San Juan. Ya en la iglesia, se rinde la Bandera de la villa ante Nuestra Señora la Virgen del Pilar y el Santo Patrono, mediante la tradicional ceremonia de la tremolación de la bandera.

La mayor atracción que presentan las fiestas de San Juan, probablemente sean los encierros de reses bravas. Al mediodía, se cierra la calle Mayor mediante barreras, y tras el disparo de tres cohetes, que son la señal, se suelta la manada; las vaquillas recorren la calle tras los mozos que, arriesgadamente se atreven a correrlas. Ya a media tarde, tiene lugar en la Plaza la lidia de estas mismas reses, en la que puede participar todo aquel que lo desee.

fiestas-san-juan-san-pedro-laguardia-8
La devoción a San Juan y San Pedro en Laguardia. Foto: José Miguel Rodríguez / laguardia-alava.com

Hay que meterse en la fiesta y vivirla, dejarse arrastrar por la gente y saltar al ritmo de las fanfarres de calle en calle, 'echar un trago' de zurracapote (vino con azúcar, limón y canela que elaboran los vecinos de la Villa para convidar a sus invitados, amigos o familiares) y seguir bailando hasta que el cuerpo aguante. Así son estas fiestas, pensadas para disfrutar.

Toda esta algarabía termina el 29 de junio con el 'entierro de la barrica', y con el estruendo de la traca final, se despiden las fiestas hasta el próximo año.

Texto: Turismo Laguardia

Fotografías

fiestas-san-juan-san-pedro-laguardia-9
La música tradicional presente en las fiestas. Foto: José Miguel Rodríguez / laguardia-alava.com

Programa de Actos - Año 2021

fiestas-san-juan-san-pedro-laguardia-11
_laguardia-alava.com